Jon Messenger, oficial investigador superior de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), explica que existen diversos motivos para tener una semana laboral más corta. De acuerdo al director del Working Conditions Group de la OIT, trabajar 4 días a la semana “es el próximo paso en el largo camino hacia una sociedad más feliz, más saludable y más sustentable”.
“He estado estudiando los horarios de trabajo desde que pasé a formar parte de la OIT en 2000 y jamás he visto algo así: artículo tras artículo revelan los beneficios de las semanas laborales reducidas”, sostiene. “Si me preguntan, la idea de recortar en la semana laboral ha alcanzado su pico. Sin embargo, no se trata de una nueva idea, hay muchas buenas razones para pasar a una semana laboral más corta, de 4 días”. Te acercamos 4 de las que menciona:

1. TRABAJAR EN EXCESO DAÑA LA SALUD

Muchos consideran que trabajar más horas durante 4 días, evitando la jornada normal de 5, no genera riesgos para la salud; pero Messenger está en desacuerdo con esto. Explica que “trabajar demasiado es malo para la salud (…) los costes de una horario extenso a nivel de salud y seguridad son impactantes”. Menciona, entre otros, el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, gastrointestinales y trastornos reproductivos, problemas mentales e incluso la muerte.

2. A MENOR HORARIO DE TRABAJO MÁS FELICIDAD

Messenger sostiene que trabajar menos días nos hace más felices: “diversos estudios han identificado los períodos prolongados de trabajo como causante de conflictos entre la vida personal y profesional”. Señala, que “esto puede parecer obvio, especialmente para quienes tienen hijos pequeños o padres de edad avanzada que deben cuidar, pero los datos revelan que las largas semanas de trabajo pueden generar más estrés y ansiedad en el hogar”.

3. EN LUGAR DE DESPEDIR TRABAJADORES ES MEJOR RECORTAR LOS HORARIOS

Messenger afirma que a raíz de la crisis económica, las políticas alemanas incentivan a las empresas a reducir horas de trabajo en lugar de despedir empleados. “En lugar de despedir el 20% de la fuerza de trabajo, los empleadores pueden reducir las horas de trabajo de todos en un 20%, de 5 días de trabajo a 4”, asegura Messenger. Además, sostiene que las personas son más productivas cuando trabajan menos.

4. TRABAJAR MENOS GENERA UNA MAYOR PRODUCTIVIDAD LABORAL

“Trabajar más horas no se traduce en un nivel mayor de productividad. Por el contrario, muchos de los países donde los trabajadores trabajan más horas tienen niveles muy bajos de productividad laboral”, dice Messenger. Destaca que las semanas más cortas motivan a los trabajadores, disminuyen el absentismo, reducen el riesgo de errores y accidentes y combaten el cambio de empleo. “Recortar la semana no es bueno solamente para los trabajadores, sino que es bueno para la empresa también”, agrega.

Fuente: noticias.universia.es