¿En qué momento del día notas que tus niveles de energía están cayendo? Para mí, es alrededor de la una o dos de la tarde. Me doy cuenta de que ya no estoy concentrada y me distraigo con cualquier cosa que veo en redes sociales, o simplemente empiezas a bostezar de la nada.

Si te declaras adicto a la cafeína seguramente lo primero que haces es ir a prepararte un café. ¿Qué pasa si te dijera que hay una forma de aumentar tu energía sin depender de la cafeína?

Más energía sin gastar un centavo
Ahorra tu dinero, no gastes en café ni pierdas el tiempo haciendo fila. Un estudio reciente de UCLA sugiere que todo lo que necesitas hacer es caminar. Así que durante tu hora de comida, date un tiempo para tener una caminata de diez minutos. No solo quemas calorías y respiras un poco, también te dará tanta energía como una taza de café.

Cambia tu escenario
Cuando sales a caminar cambia tu paisaje, tu mente se despeja por completo porque estás percibiendo otro contexto, y tu cerebro le da soluciones a los problemas cuando te encuentras en un estado de relajación, casi como magia, las respuestas comienzan a llegar. Si no puedes salir por alguna situación, trata de subir y bajar escaleras o en un pasillo diferente camina durante 5 a 10 minutos.

Cambia los carbohidratos
Tal vez no te has dado cuenta, pero cuando estás bajo de energía tu cuerpo te reclama comer cosas dulces además del típico café. Si te comes un pan, pastelito o dulce tendrás energía, pero solo te durará 20 minutos porque tu cuerpo recibe glucosa inmediata, se dispara la insulina, pero al poco tiempo te pedirá más y más. Así que es mejor que en todas tus comidas optes por proteína, grasas saludables como nueces o almendras, y si se te antoja algo dulce cámbialo por una manzana o moras.

Salta
Así como lo lees, según el estudio de UCLA saltar cuando tienes bajos niveles de energía te da un boost más que necesario para reactivarte, pues la células requieren oxígeno para funcionar; si no les das lo suficiente, todo tu sistema decae y por lo tanto no rindes. Así que cuando te sientas cansado a la mitad de tu jornada, levántate y salta como si estuvieras saltando la cuerda, si puedes lleva una a la chamba.

Fuente: Salud180
Fotografía: prodigy.msn.com