Cuando ocurre se convierte en una tragedia: que mientras trabajamos en un archivo, éste se dañe, o se apague la computadora, y perdamos por completo la información.

Sin embargo, si te sucede, aún tienes cierta oportunidad de no ver todo ese tiempo perdido. Office, el programa de Microsoft que se utiliza en la mayoría de las oficinas del mundo, esconde algunos trucos para solucionar este tipo de inconvenientes.

Más vale prevenir
Lo recomendable es activar la función de autoguardado de Office, todos sus programas cuentan con ello, y le ayudará si le ocurre más adelante.

Para activarlo, lo único que debe hacer es abrir cualquier programa de Office y dirigirse al menú Archivo. Una vez ahí, entre en la pestaña de Guardar, que le desplegará la opción de Autoguardado.

Puede elegir el intervalo de tiempo con el que se realizarán los archivos de respaldo, en caso de que una falla eléctrica, o del equipo, pongan en peligro la información con la que está trabajando.

Si ya sucedió
El primer paso, sería reiniciar la computadora y entrar al programa de Office. Probablemente, se habrán guardado los cambios de su documento y le aparecerán en una barra lateral izquierda.

De lo contrario, vaya a menú Archivo, y busque documentos recientes. Es probable que la última versión guardada de tu trabajo se encuentre ahí, por lo que no todo habrá sido una pérdida.

Busque la extensión .asd
Uno de los últimos recursos, sería buscar un tipo de archivos con extensión .asd. Para hacerlo, sólo se requiere que vaya al buscador de archivos (que encontrará en el menú de Inicio del Escritorio), y escribir .asd en él.

Recomendamos: La UNAM y otras 11 universidades que ofrecen cursos online gratuitos en español.

Se abrirá una ventana con todos los archivos de este tipo. Si tiene dudas de cuál puede ser el archivo que busca recuperar, le recomendamos que los copie todos (seleccionándolos y apretando el comando Ctrl+C), posteriormente deberá crear una nueva carpeta en el escritorio y pegar la totalidad de los archivos ahí.

Ahora, debe abrir el programa de Office en el que estaba trabajando, ir al menú Archivo y después de clic en Abrir.

Una vez ahí, en tipo de archivo elija “Todos los archivos *.*” y seleccione la carpeta que recientemente creó en el escritorio.

Para encontrar su archivo (si desconoce su nombre), le recomendamos que intente abrir cada uno de los archivos hasta hallarlo. Es preciso que cuando lo encuentre, salve el archivo de forma inmediata, de lo contrario, podría perderlo –ahora sí- para siempre.

Fuente: Dinero en Imagen
Fotografía: dineroenimagen.com