1. Si alguien te acosa en un elevador, presiona todos los pisos.

Si sales tarde de la oficina, o estás saliendo de algún departamento y sientes que alguien te persigue o te acosa, presiona los botones de todos los pisos para que el elevador haga paradas continuas. Nadie se atreverá a hacerte daño si la puerta del elevador se abre constantemente.

2. Cuando salgas tarde de algún lado, protégete con una llave.

Digamos que saliste tarde de una fiesta y por la noche la calle está muy muy sola. Utiliza la llave de tu coche o de tu casa, ponla entre tus dedos y deja por fuera la parte delgada de la llave. Si alguien se te acerca, suelta un golpe con el puño y lo lastimarás más de lo que esperaba. Te dará más tiempo para correr o avisar a alguien.

3. Si alguien entra a tu casa, corre a la cocina.

Sólo tú sabes dónde guardas los platos, sartenes, cuchillos y cubiertos. En la cocina encontrarás más objetos para poder defenderte, y si esto no funciona, puedes comenzar a arrojar platos y sartenes lo que hará que el sonido se multiplique y pueda oírte algún vecino.

4. Aprende a soltarte si te sujetan las manos.

Si planean secuestrarte (espero que nunca pase de verdad), lo primero que querrán hacer es atarte las manos. Si tus secuestradores tienen mucha prisa, que eso pasa normalmente, puedes sacar ventaja de eso al momento de que amarren tus manos con cinchos. Pon tus manos hacia el frente con los puños pegados, creerán que ya te tienen, pero simplemente junta tus palmas con los dedos estirados y automáticamente el cincho quedará flojo permitiéndote escapar. Si quieres despistarlo, puedes hacer lo mismo con las manos en puños pero cruzadas, así creerá que estás bien sujeta.

5. Memoriza los puntos de presión.

Si alguien comienza a molestarte, tranquilízate y concéntrate para encontrar los puntos donde puedes golpearlo en caso de emergencia, si estás muy cerca y puedes golpear su nariz, opta por un golpe que no espere como un rodillazo y corre.

6. Si alguien quiere asaltarte mientras estás en el tráfico, choca con el coche de enfrente.

Cuando vas en el tráfico, hay muchas cosas que puedes hacer para evitar que quieran robarte como no dejar tu bolsa ni aparatos eléctricos a la vista y que capten la atención de los asaltantes. Si por alguna razón cometiste ese error y alguien se acerca, choca inmediatamente con el coche de enfrente para llamar la atención de las demás personas y el asaltante huya. El mejor escenario: el asaltante sale corriendo sin quitarte nada. El peor escenario: El asaltante te quita un solo objeto y sale corriendo. Es mejor arreglar un golpe y poder salvar tu vida.

7. Si tienes que caminar en la calle, guarda tus cosas importantes dentro de una toalla femenina.

Las cosas de higiene personal, normalmente les causan mucho asco a los hombres. No vayas caminando con tu tarjeta de crédito en la mano ni la metas dentro de tu bolsa. Guarda tu tarjeta de crédito, identificación y efectivo en una toalla sanitaria y llévala en tus jeans. Si te roban la bolsa rápidamente, sabrás al menos que no querrán robarte cosas de higiene personal.

8. Aprende a soltarte si alguien te toma de la muñeca.

Si alguien te sujeta fuertemente de la muñeca, suéltate rápidamente con este movimiento. Pon tu mano de forma horizontal, estira tu pulgar y lleva tu mano hacia atrás.

9. Lleva tu cabello suelto cuando camines por la calle.

Es mucho más fácil que alguien te jale del cabello o te dé un tirón por detrás cuando llevas el pelo amarrado. Suéltatelo antes de llegar a tu destino y cuando salgas de él para evitar estos percances.

10. Cambia de rutas constantemente.

Si alguien pretende secuestrarte por alguna razón específica, lo primero que hará es investigar tu rutina diaria y seguirte, o también podrás llamar la atención de alguien si ve que pasas siempre por el mismo lugar. Haz más impredecibles tus movimientos cambiando de ruta constantemente, así evitarás que las personas te sigan o que comiencen a ubicarte. Mantente fuera del radar.

Fuente: Mujer de 10
Fotografía: mujerde10.com