¡Dichosa la persona que diga que no tiene deudas! Y es que, hoy por hoy es muy complicado solventar todos los gastos que se requieren para vivir.

Sin embargo, las cosas se complican cuando las deudas sobrepasan nuestra capacidad de pago. Poco a poco nos enredamos, sumamos una tras otra y perdemos el control de nuestras finanzas.

Existirán deudas que parecen impagables, pero no es real. La cuestión es pensar con calma y mirar las alternativas que tenemos para saldar cuentas.

A continuación presentamos los 10 mandamientos para salir de deudas.

1. Te apretarás el cinturón. Los recortes de gastos sí funcionan, no es un mito. Todo es cuestión de que te decidas a dejar esos “gustitos” que, a la quincena o al mes, suman una cantidad bastante considerable. Al cerrar esta fuga, te darás cuenta de en qué gastas tu dinero.

2. Asumirás tus responsabilidades. Es importante que tomes conciencia de lo que le pasa a tu bolsillo. No lo tomes a la ligera. Si un día te diste cuenta que las deudas te iban a ahogar, no quites el dedo del renglón al siguiente y en los meses por venir. Establece metas para ahorrar o pagar que sean alcanzables en el mediano plazo.

3. Harás una lista de todas tus deudas. Es importante tener visibilidad de todas tus cuentas por pagar. De esta manera podrás priorizar de la más a la menos urgente. También, podrás ver el monto de cada una de ellas y el gran total. Toma en cuenta que para algunos casos hay que sumar intereses.

4. Negociarás con tu deudor. Algunos bancos y despachos de cobranza permiten reestructurar deudas. Es decir, cuando se caes en impago se puede hablar con distintas instituciones para ver las alternativas que hay para que te resulte más sencillo pagar. En este caso, se cambian las características de tu deuda y los plazos. Existen la posibilidad de pasar la deuda de un banco a otro. Lo importante aquí es, que verifiques y estés atento al nuevo compromiso.

5. Te mantendrás por el buen camino. Si ya hiciste el recorte, lo que ahora corresponde es planear tus gastos como se debe. Elaborar un presupuesto te ayudará a tener una idea del dinero que desembolsas mes con mes para vivir. Con las cuentas en orden, podrás ver el dinero que te sobra de los recortes y lo destinarás a las deudas.

6. Honrarás a tus deudas. Con recortes y presupuesto en mano, ahora sí debes comenzar a pagar. Lo aconsejable es priorizar y cubrir aquellas deudas que generan más intereses. Debes apegarte a los gastos fijos y vivir como si el dinero que te sobra no existiera.

7. Cambiarás tu manera de pensar. Dicen que a lo bueno te acostumbras rápido, pero a lo malo, no tanto. Hazte a la idea que, por un tiempo, tendrás que cambiar tu estilo de vida. Sólo es cuestión de que lo aceptes y te apegues a seguir el plan. Es como una dieta, los resultados no son instantáneos, pero con el tiempo verás un cambio favorecedor.

8. Desearás ganar más dinero. Si tu ingreso es insuficiente o deseas terminar más rápido, entonces es válido que busques otras alternativas para ganar más dinero. Puedes trabajar los fines de semana o en tus ratos libres después de la oficina. Vende cosas que no necesitas.

9. No volverás a pedir prestado. Tal vez los préstamos fueron los que te trajeron aquí. No vuelvas a contemplar la posibilidad de pedir prestado para pagar una deuda. Haz a un lado esa tentación.

10. Aprenderás a ahorrar. Una de las grandes lecciones que te puede dejar el salir de una deuda, es ahorrar y a no gastar como si fuera el último día del mundo. Regla de oro: Tus pagos no deben superar el 30% de tu ingreso disponible.

Fuente: actitudfem.com
Fotografía: actitudfem.com